Control de crecimiento y desarrollo: una cita con la salud de los niños

Adriana Meza (Directora - DADIS)

 

Cartagena de Indias D. T. y C., 19 de diciembre de 2017. Si tu hijo o hija no se relaciona adecuadamente con los demás, se torna agresivo o retraído, presenta bajo rendimiento escolar y no sabes qué hacer, tal vez le estas exigiendo más de la cuenta y sus dificultades para relacionarse con los demás o responder adecuadamente en el colegio, pueden estar relacionadas con anomalías en su visión, audición y/o de cualquier otro tipo.

Para descartar cualquiera de estas anomalías o detectar y tratar a tiempo deberás llevarlo desde que nace y hasta que cumpla los 10 años a sus controles de crecimiento y desarrollo.

“El 90% del desarrollo físico y psicológico de una persona ocurre durante los primeros años de vida. Esto quiere decir que el ser humano tiene esa oportunidad para desarrollarse. Los padres, generalmente, cuando los niños pisan los 5 años bajamos el ritmo de los controles de crecimiento y desarrollo, pero tenemos que ser muy conscientes de que los niños como mínimo hasta los 10 años deben ser llevados a estos controles que deben realizarse apenas nacen y durante el primer año 4 veces, de 1 a los 2 años deben ser llevados 3 veces a estos controles, de 2 a 4 años cuatro veces al año, de 5 a 7 años 4 veces al año y a los 8 y 9 años tres veces al año hasta que cumplan los 10”, informó Adriana Meza, directora del Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis).

En consultas de crecimiento y desarrollo se evalúa:

  • Crecimiento: se revisa talla, peso, diámetro de la cabeza para saber si está creciendo de acuerdo a su edad.
  • Conductas motrices (movimiento). Las conductas motrices pueden ser gruesa (cambios en la posición del cuerpo, caminar, gatear, saltar, capacidad de mantener equilibrio) o fina (dedos y relación del lenguaje y boca).
  • Conducta auditiva.
  • Estado físico general.
  • Lenguaje.
  • Desarrollo social (interacción con los otros).

Además en las consultas de crecimiento y desarrollo se asesora a la madre sobre la alimentación, vacunas y actividades para el niño de acuerdo a la edad, se logra detectar oportunamente enfermedades para tratarlas a tiempo evitar secuelas, incapacidad y muerte.

Madre y cuidadores deben exigir a las Entidades Promotoras de Salud (EPS) la inscripción inmediata de su recién nacido a control de crecimiento y desarrollo hasta los 10 años.